Excelente partido del Alevín B en Sigüeiro.

Novedoso escenario la mañana del sábado para el Alevín B de Charli. Novedoso y por qué no decirlo, casi traumático; lo que sí es seguro que, para variar en la federación, benefician una vez más al equipo, en teoría, más fuerte. 

En fin, dejando el análisis de las condiciones a un lado, el partido contra el Oroso nos daría una idea más concreta de nuestro crecimiento como grupo, si bien es cierto que, en la ida hicimos un gran partido en el campo de Villestro. 

Empezaron muy fuertes, conocedores de su terreno, y un gran poderío físico, merced al cual consiguieron su primer gol a la salida de un córner. A partir de ahí el equipo mejoró y se hizo al campo, nos hicimos dueños del balón y conseguimos empatar con un certero disparo de Jorge desde la distancia, previa colaboración de un defensor local. Mucha igualdad hasta el descanso, y de nuevo el Oroso por delante poco antes del mismo. 

La segunda mitad siguió con la igualdad. El poderío físico de los locales se imponía con el con el paso de los minutos, pero el dominio de la pelota correspondía siempre a Peleteiro, con una gran salida de balón desde la defensa y muy buena movilidad de l@s jugador@s sin balón. 

Los locales consiguieron adelantarse hasta situar la ventaja en un 5-1 bastante favorable, sin embargo un penalti provocado por Matías en una en una recuperación de balón, fue aprovechado por Álvaro para transformarlo y convertir así el definitivo 5-2. 

Las sensaciones que transmite el equipo semana a semana son inmejorables, si bien es cierto que hace falta mejorar y mucho el trabajo defensivo tanto balón parado como balón jugado, aún así el salto que ha experimentado el grupo en las últimas semanas deja ver una mejoría impensable hace unos meses, con lo cual no cabe más que felicitar a los chicos y a las chicas de este gran grupo y animarles a que se comporten un poco mejor durante los entrenamientos y a seguir con estas ganas hasta el final de la temporada.

¡¡¡Enhorabuena y gracias!!! 

(Crónica de Charli, entrenador. Fotos: Manuel Otero).