Juveniles: derrota ante el difícil Xuventude Aguiño.

Nunca es sencillo enfrentarse al Aguiño. Esa es la lectura principal que se puede extraer con el partido finalizado.
El partido no estuvo exento de intensidad, aunque si de juego por parte de ambas escuadras; no primaba la claridad en el juego y si la disputa y se preveía que acciones puntuales podrían decidir el devenir del choque.

Al borde del descanso, aún con el 0-0 inicial, una mano dentro del área era señalada como penalti, y consiguientemente transformada por los visitantes, que se marcharían a vestuarios con esa ventaja mínima.

Se trataron de corregir los errores, puntuales, principalmente en el tema del marcaje y las vigilancias, y sobre todo la separación entre líneas, un lastre que lleva mermando al equipo toda la temporada.

Al poco de comenzar la segunda mitad, otro gol en dudoso fuera de juego, sería un duro golpe, a la postre definitivo, del que los azulones, a pesar de la entrega y el empuje, no pudieron sobreponerse. En las postrimerías, Torrente no fallaba a su cita con el gol y, apenas un minuto después marcarían los del barbanza el 1-3 definitivo.

Entramos en la fase final de la liga, apenas 6 jornadas nos separan de luchar por una fase de ascenso o bien de jugar con fuego. Esperemos que, merced al trabajo y esfuerzo que cada semana realizamos, nos veamos recompensados de aquí a final de liga.

¡¡¡A ganas nadie nos puede ganar!!! ¡¡¡arriba Peleteiro!!!

(Crónica de Charli, entrenador. Fotos: archivo M.I.).