Los alevines A cierran su buena temporada frente al Compostela.

La última jornada liguera de la temporada traía consigo un difícil enfrentamiento contra el Compostela, equipo que fue de menos a más todo el año, para acabar siendo subcampeón por detrás del Victoria, gran sorpresa del grupo.

IMG_3779[1]
Después de lo visto la semana pasada, o más bien, después de lo que el equipo fue capaz de mostrar, no cabía excusa acerca del rendimiento e imagen que los colegiales podían ofrecer, siempre y cuando  continuaran con la línea mostrada y, por otro lado tan perseguida a lo largo de estos dos años, la ansiada idea de EQUIPO.

IMG_3781[1]

No cabe duda, que este grupo hace tiempo que lo es, pero mucho más fuera del campo que dentro de él, y con esa buena relación que mantienen, era sólo cuestión de tiempo que se extrapolase al terreno de juego.

El choque se desarrolló según la idea esperada, un equipo, el Compostela, con mucha calidad técnica individual, enfocada correctamente para mejorar el rendimiento colectivo; mucha movilidad de todos los jugadores que se sitúan por delante del balón y, como consecuencia, muy complicado de defender para un equipo como el nuestro. Nosotros, juntitos, defendiendo bien, principalmente los 15 primeros minutos, y con alguna que otra opción a la contra y con balón parado, pero se nos hizo largo el partido, muy largo. Tanto que al descanso, a pesar del muy buen esfuerzo realizado, el marcador era de 3-0 a favor de los blanquiazules.

IMG_3785[1]
En el descanso, ánimos para poder seguir intentándolo, y ánimos para que, si nos equivocamos, que sea intentando jugar y aprender algo nuevo, no para darle patadas al balón sin sentido. Para intentar mejorar en las circulaciones de balón y que “los más nuevos” aprendieran y consolidasen algunas ideas más tácticas.
Pocas opciones tuvimos en la segunda mitad de recortar distancias y a pesar de la excelente actuación de Iago en la portería, el compos consolidó y aumentó su ventaja.

IMG_3784[1]
Las conclusiones que se pueden extraer de la temporada son claras, un fantástico grupo de chicos a los que da gusto poder enseñar con una base estupenda sobre la que trabajar y con un margen enorme de mejora.
Esperemos poder seguir juntos mucho tiempo. ¡Gracias!

(Crónica y fotos: Charli, entrenador).