Tercera victoria consecutiva para los seniors.

S.D. O PINO – ADM PELETEIRO

 

El pasado domingo 9 el equipo colegial visitaba a la SD O Pino ‘B’ en un día caluroso con motivo de la segunda jornada de la Tercera Autonómica Grupo 6. Los pupilos de Charly aspiraban a la segunda victoria de la temporada ante el filial del O Pino, que demostró ser un rival competitivo con una propuesta de juego basada en el balón largo que hizo daño a los nuestros.

Con la intención de evitarlo el equipo planteó una presión alta y buscó crecer con balón para tratar de dominar el partido. Tras unos minutos iniciales muy positivos, jugando un buen fútbol y generando multitud de ocasiones el Peleteiro comenzó a entrar en el juego que el rival deseaba. Balones largos e impreciosiones fruto del calor y cierto nerviosismo permitieron al rival meterse en el partido y competir de tú a tú en un partido plagado de ocasiones en la primera mitad. Pese a ello, se llegó al descanso con 0-0 y sensaciones encontradas, puesto que se habían creado multitud de ocasiones pero no había en absoluto control del partido.
En la segunda parte, gracias a correcciones oportunas, los nuestros se hicieron con el control del partido de nuevo. Si bien sin la brillantez de los primeros minutos sí se recuperó cierto orden táctico y presión alta que permitió que todas las oportunidades cayesen de nuestro lado. Asegurando más la parcela defensiva. Sin embargo, el 0-0 no se movía en un partido que recordaba a aquellos puntos dejados ante rivales inferiores la temporada anterior, y que habían costado el ascenso de categoría. Por suerte la insistencia dio sus frutos, y a falta de 20 minutos para el final Rotea abriría el marcador con un gol desde fuera del área de bella factura. Abierta la lata el partido parecía resuelto, dado que la propuesta del equipo local había quedado reducida a intentar aguantar el empate a cero, pero aún así los colegiales subirían una marcha más y Dani haría el de la tranquilidad para dejar el marcador en el definitivo 0-2.
Una victoria que permite sumar seis de seis puntos en este arranque de temporada y que refuerza la moral para medirse el domingo ante La Salle, rival directo recién descendido de Segunda y que también suma pleno de victorias en lo que será un derbi duro y apasionante dada la histórica rivalidad entre ambos clubes. Cartel de No Hay Entradas colgado para un primer plato interesante con el objetivo del ascenso siempre en mente.
(Crónica de Carlos Miñones)

ADM PELETEIRO – LA SALLE

 

Difícil tercera jornada para los de Charli, que tendrían que hacer frente a uno de los gallos de la categoría, el recién descendido La Salle, en el derbi colegial de la capital santiaguesa.

Estaba claro que, con un 30-40% de la plantilla nueva, el empezar con dos victorias en sendos encuentros, nos había llenado de moral para afrontar este tercer choque con más garantías.
Nuestro campo, por sus reducidas dimensiones, deja poca opción al juego colectivo combinativo y con dos escuadras que proponen un ritmo alto, lo máximo que se puede ver de fútbol, fue lo visto ayer domingo.
Muchísima disputa, sin un dominador claro y con los dos equipos intentando imponer su juego, ambos con presiones altas, intentando robar en campo contrario para poder culminar con ataques rápidos y coger desarmados a las defensas contrarias.
Destacar de esta primera mitad un gol, no concedido a Jaime, que entró y salió tras pegar en el ángulo trasero que sostiene la red y un mano a mano de éste, tras jugada individual que desbarató un acertado meta visitante.
Todo se decidiría pues en la segunda mitad, y así fue. Continuó sin dominador claro y se mantuvo hasta el final esa situación, a pesar de que los visitantes se adelantaron en el marcador merced al balón parado, con una ejecución de otra categoría, en el que el jugador rojillo, transformó desde la frontal y de espuela, un centro lejano, de manera magistral.
Se complicaba, pues, el encuentro para los de casa, más aún tras un despiste defensivo, a los pocos  minutos del 0-1, en el que Isma resultaría expulsado. A 10 para el final, Torrente, por doble amarilla, se iba a la caseta y suponía casi el cese total de las opciones azulonas de llevarse el disputado enfrentamiento.
Es ahí donde surgió el encanto del futbolín, un campo en el que sus medidas condicionan todo choque y esta vez no iba a ser menos. Con un empuje característico de este gran grupo, vivido ya en numerosas ocasiones, los de Charli se fueron arriba, con un desorden táctico de libro, pero creyendo en todo, consiguieron el empate gracias a un barullo en el área que culminó Dani, con la zurda, batiendo por bajo al meta visitante.
Era el minuto 88. Se volcaron los rojillos, incrédulos ante lo que ocurría, con desorden pero con superioridad. Ya en la última jugada del choque, Jaime, ayer menos acertado en el juego individual de lo que nos tiene acostumbrados, pero con un esfuerzo espectacular, presionó un balón casi imposible y obtuvo la recompensa.
El defensor, cayendo, cedió el esférico al portero y éste, lo atrapó con las manos. Cesión y tiempo cumplido. Valía soñar. Jaime tocó ligeramente y Dani, de disparo seco y duro batió, esta vez por alto, al portero visitante. De locos, podíamos empatar a continuación, pero esa alegría no nos la quita nadie.
Realmente increíble lo de ayer, una aventura de las buenas; tres puntos que dan vida a este magnífico grupo de chavales, que están entrenando como jabatos.
¡¡¡Aúpa  Peletarios!! Sois muy grandes!!! 
(Crónica y fotos de Charli, entrenador).