Empate de los sénior ante el Amio 2-2

Con la sensación de haber perdido dos puntos, y no de ganar uno, se marcharon los nuestros el pasado domingo del primer derbi ‘santiagués’ en la nueva categoría.

El equipo sénior, que mejora cada jornada, realizó un gran partido ante el Amio, rival complicado que pese a ser un recién ascendido como nosotros sumaba 6 de 6 puntos posibles y al que la temporada pasada no habíamos sido capaces de superar.

Tras mandar casi todo el encuentro, tanto en el marcador como en el juego, a los colegiales se le escaparon dos puntos de las manos en el descuento, en el que si bien cometimos errores, el árbitro volvió a ser desfavorablemente decisivo, como en el partido anterior contra el Montaos. Y es que ya son dos las ocasiones en que los árbitros nos perjudican directamente con dos penaltis mal pitados, este clamoroso, que hubieran supuesto cuatro puntos más en nuestro casillero a estas alturas…

En otro orden de cosas la primera parte colegial arrancó muy bien, con dominio y generando peligro y conseguiendo el 1-0 Dani tras una buena jugada colectiva del equipo (mención especial al centro que bien podría haber puesto Beckham). A partir de ahí nos replegamos bien y buscamos salir a la contra, gozando de la ocasión más clara Jaime para poner el 2-0.

Sin embargo con el paso de los minutos las piernas comenzaron a pesar, el repliegue fue excesivo y el Amio, un equipo trabajado e intenso nos fue embotellando a base de ritmo aunque no tuvieron ocasiones manifiestas de gol.

La segunda parte arrancamos mucho mejor de lo que terminamos la primera. Con más cabeza nos defendíamos bien atrás y buscabamos salir a la contra con rapidez. De hecho todo el peligro era del lado colegial. Así en una de esas contras el flamante fichaje Raúl, el que nunca hace nada, ponía el 2-0 para encarrilar el partido para los nuestros.

El mismo Raúl tuvo el tercero en sus botas tras los cambios, que mantuvieron el nivel y nos dieron aire fresco. Con todo de cara y el Amio prácticamente derrotado parecía que no se nos podía escapar el partido, y que los errores de Montaos o del debut contra el Silleda no se repetirían. Pero el fútbol es caprichoso y un rechace en el 89 iba a ser a aprovechado por el Amio para recortar distancias en el marcador justo antes del descuento.

Un descuento agónico en donde nos íbamos a hacer algo pequeños y el rival se iba a crecer, generando varias oportunidades claras. Pese a todo, cuando parecía que íbamos a poder aguantar y llevarnos los tres puntos a casa volvía a aparecer la figura del árbitro, lamentablemente decisivo para señalar un penalti inexistente que iba a suponer el empate y definitivo 2-2.

Un 2-2 que es un varapalo, por la manera en la que se produjo y por que el equipo, del primero al último, se merecía esos primeros tres puntos, pero que lejos de embajonarnos y tumbarnos va a suponer un impulso para seguir mejorando, seguir entrando de lleno en la categoría y aprender en busca de esa primera victoria que estamos seguros de que va a llegar pronto. ¡Arriba mozos!

(Crónica de Miño, jugador. Fotos: Charlie)